¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de
branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

Esto es lo que más me gusta de Mailchimp (no es su producto).

Escrito por Samu Parra — Consultor de marca, copywriter
y amante de la fina ironía. Recibe mis artículos por email →

Escrito por Samu Parra — Recibe mis artículos por email

Lo que más me gusta de Mailchimp es que analizando sus movimientos podemos aprender un montón sobre branding.

A ver, no te voy a engañar. También me gusta como producto y como marca, pero me gusta más como caso de estudio. Así que vamos a estudiarlo. :)

El salto del monito

Uno de los últimos grandes movimientos que ha realizado Mailchimp ha sido rediseñar su marca por completo. Fue a finales de 2018.

El rebranding supuso un salto a todos los niveles:

  • Nuevo wordmark alejado del estilo script del anterior logo
  • Restyling del monito Freddie
  • Nuevas familias tipográficas
  • Apuesta por el amarillo como color principal
  • Nuevo estilo de ilustración
Nuevo logo de Mailchimp – Fuente: mailchimp.com

Un cambio de esta envergadura no se hace por capricho, sino que tiene motivos profundos.

El primero de estos motivos es que poco a poco Mailchimp ha dejado de ser solo una herramienta de email marketing para convertirse en una plataforma de marketing “todo en uno” para pequeños negocios.

Ahora la herramienta te permite crear campañas en Facebook y landing pages. Hasta puedes enviar postales.

Así pues, la necesidad de este rebranding surge sobre todo porque hay un cambio de reposicionamiento.

Ojo, en este caso no es un reposicionamiento de marca, sino un reposicionamiento estratégico de marketing. Porque con las nuevas funcionalidades del producto, Mailchimp pasa a competir con otro tipo de soluciones, no solo con herramientas de email marketing.

Campaña de Mailchimp en las calles de Nueva York – Foto: Samu Parra

A pesar de este rediseño, el posicionamiento de la marca es el mismo (luego te explico por qué).

El segundo motivo para llevar a cabo estos cambios es que Mailchimp había detectado que la experiencia de usuario era poco consistente y demasiado dispersa.

El nuevo diseño sirvió para poner un poco de orden.

Ahí tenemos el primer aprendizaje: la necesidad de un rebranding puede surgir de un reposicionamiento del negocio o de una inconsistencia a nivel visual. Aunque estos no son los únicos motivos posibles, tal como vimos en este artículo.

Lo que no ha cambiado

Te decía antes que este rebranding no ha supuesto un reposicionamiento de marca. ¿Por qué lo decía? Porque la “brand idea” sigue siendo la misma. 

Desde sus inicios, Mailchimp ha querido ser una marca poco convencional. Incluso podríamos decir que quiere ser una marca “anti-tech”. 

Este nuevo diseño no cambia el enfoque de la marca, sino que profundiza en lo que ya era Mailchimp.

Enfatizar su idea de marca era más necesario de lo que parece.

Con el paso del tiempo, muchas marcas de su entorno se habían apuntado al carro de las marcas “friendly” y seguramente Mailchimp se dio cuenta de que cada vez le resultaba más difícil destacar. Es difícil sorprender cuando el resto quiere ser igual de diferente que tú.

¿Qué hizo Mailchimp? Subir la apuesta.

Fíjate en los códigos visuales de la nueva identidad:

  • La fuente tipográfica elegida para los títulos (Cooper) fue diseñada en los años 20.
  • Las ilustraciones tienen un estilo imperfecto que se aleja de la típica ilustración colorista tan de moda entre las empresas tecnológicas.
  • El amarillo no es un color fácil, pero se aferran a él sin complejos convirtiéndolo en su color principal.

Todo supone una vuelta de tuerca más. Pero sigue siendo la misma tuerca.

Conclusiones conclusivas y concluyentes

Detrás de este rebranding se ocultan 3 claves: un nuevo posicionamiento estratégico, la necesidad de mejorar experiencia de usuario y una apuesta valiente por la esencia de la marca.

La eficacia de este movimiento se verá a largo plazo y seguramente habrá muchas cosas que influyan en el futuro de la compañía.

Pero una cosa está clara: estos de Mailchimp son un rato listos.

6 comentarios en “Esto es lo que más me gusta de Mailchimp (no es su producto).

  1. ¡¡¡Genial artículo, Samu!!!

    Soy una firme usuaria de Mailchimp, de hecho, incluso ofrezco servicios de email mk con esta herramienta. Me «fastidia» cuando me dicen que determinada automatización o cualquier sistema no se puede ejecutar con el mono.

    El cambio que ha dado Mailchimp hace que la empresa, por una parte, se adapte a los nuevos tiempos, o mejor dicho, a las nuevas necesidades.

    Pero, como bien dices, su imagen, su nueva imagen, va más allá y nos sigue diciendo: sigo estando cerca, sigo siendo la empresa sencilla y barata con la que empezar tu negocio, soy como tú, un pequeño empresario tratando de mejorar.

    Me he planteado varias veces cambiar de herramienta pero… ¿por qué cambiar algo que funciona y, además, cada vez es más versátil?

    De nuevo, ¡gran artículo!

  2. «Todo supone una vuelta de tuerca más. Pero sigue siendo la misma tuerca.»

    Como siempre, un tema complicadísimo que has hecho que sea super simple de entender :D

    • Hola Rober! Hace tiempo que dejé de usarlo, así que no sé si ha cambiado en este tiempo. En su día era una buena opción para empezar de manera gratuita, pero se quedaba corto cuando necesitabas algunas funcionalidades (etiquetas, automatizaciones…). A la larga te veías obligado a buscar una alternativa.

      Saludos

Deja un comentario

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →

 

samu parra

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →