¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de
branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

El fracaso de los clones.

Escrito por Samu Parra — Consultor de marca, copywriter
y amante de la fina ironía. Recibe mis artículos por email →

Escrito por Samu Parra — Recibe mis artículos por email

clones

El título de este post suena un poco a película de la Guerra de las Galaxias, pero te aseguro que no es ciencia ficción.

Lo que voy a contarte es pura realidad.

Sin rodeos. El objetivo de este post es responder la siguiente pregunta:

¿Por qué es un error intentar repetir la fórmula de otros?

Lo reconozco. Es muy tentador fijarse en algo que ha funcionado e intentar repetir su éxito.

“Si a Fulanito le ha funcionado, ¿por qué a mí no?”

Pues mira, lo más probable es que a ti no te funcione porque Fulanito…

  • Tiene unas cualidades diferentes a las tuyas.
  • Cuando lanzó su proyecto, la situación del mercado era otra.

Lo bueno es que tú tienes otras cualidades, tus circunstancias son otras. Y todo esto puede jugar a tu favor si lo aprovechas bien.

¿Te he convencido? ¿Todavía no? Me lo temía… :)

Por suerte me quedan algunos ases en la manga. Déjame darte 4 buenas razones por las que no es buena idea seguir la estrategia del clon.

1.- El puesto que buscas ya está ocupado.

Alguien que llegó antes que tú, te lleva mucho tiempo (y mucha experiencia) de ventaja.

Da igual lo que hagas, siempre vas a estar un paso por detrás. En cambio, si tomas un camino diferente, tú marcas el ritmo.

 

2.- Difícilmente serás la primera opción.

Si hay muchos como tú, tus clientes potenciales no tendrán ningún motivo para elegirte a ti. Al definir la propuesta de valor de una empresa y construir tu marca, básate en algo poderoso que solo tú puedas ofrecer.

¿Qué puede marcar la diferencia?

  • Eres especialista en un sector concreto (hostelería, decoración, nutrición…).
  • Conoces muy bien un tipo de cliente específico (emprendedores, amas de casa…).
  • Eres más rápido que nadie haciendo tu trabajo.
  • Solucionas el mismo problema de una manera distinta.
  • Ofreces una garantía que nadie más ofrece.

La competencia nunca es perfecta. Siempre hay una grieta por la que puedes entrar y conquistar tu cuota de mercado.

3.- Te verás en la obligación de competir por precio.

A menos que te vean como una marca diferente a las demás, pasarás desapercibido y tendrás que competir bajando los precios.

Esa es una batalla que tienes perdida de antemano, porque tu negocio dependerá siempre de que llegue alguien más barato que tú.

4.- Crear un proyecto con personalidad propia es más divertido.

Es mucho más divertido y gratificante trabajar sabiendo que estás ofreciendo algo diferente.

No solo eso. Tu trabajo adquiere más valor y sientes que los clientes te eligen a ti por cómo eres y por cómo haces lo que haces.

Si ofreces algo único, es difícil que llegue alguien y te robe el sitio.

Ya soy diferente, ¿cuál es el siguiente paso?

Comunícalo.

De nada sirve tener un valor diferencial si luego tu comunicación no lo transmite. Tu web, tus anuncios, tus folletos… Tienes que aprovechar cualquier oportunidad para hacerte un hueco en la cabecita de tus clientes.

¿Cómo? Traduciendo ese valor diferencial en palabras, diseño y contenidos.

Puede parecer difícil, pero más difícil es hablar con tu audiencia cuando no tienes nada diferente que decir.

Imagen: Flickr

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →

 

samu parra

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →