¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de
branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

El inbound marketing focaliza su centro en el usuario y lo potencia.

Escrito por Samu Parra — Consultor de marca, copywriter
y amante de la fina ironía. Recibe mis artículos por email →

Escrito por Samu Parra — Recibe mis artículos por email

Nota: artículo escrito por Pep Botey, PR & Events manager de la agencia InboundCycle. Pep nos habla sobre la importancia de generar contenido de calidad sin buscar el click-bait.

 

Actualmente internet es la mayor plataforma de conocimiento de una marca, consulta de ofertas y, finalmente, la compra. Para comprender mejor todo este proceso, vamos a poner un ejemplo:

Una persona, como tú y como yo, queremos comprar algo (o quizás no sabemos ni que lo queremos comprar, pero navegando nos aparece). Entonces, empezamos a buscar por internet, a comparar, a leer comentarios de otras personas que ya han adquirido ese mismo producto o servicio, hasta que, una vez hemos descartado algunas opciones, nos quedamos con una o dos. Ahí, según nuestras preferencias o lo que más valoramos de un producto o servicio, escogeremos.

El proceso de venta ha cambiado

El caso que hemos visto es uno y, aunque podemos encontrarnos diferencias, como que la persona se acerque a una tienda física para comparar por ejemplo, debemos tener en cuenta que la manera de consumir del usuario ha cambiado.

Es por ello que las empresas deben adaptarse a este cambio. No se trata de seguir con el proceso de venta que había hace unos años y esperar que nuestro cliente aparezca, sino que debemos ir a buscarlo donde él se encuentra. Además hay que tener en cuenta sus nuevas características: tiene más poder de decisión, es más desconfiado y sabe que su opinión respecto al producto o servicio es muy importante para la empresa.

Podríamos clasificar este nuevo proceso de compra como un proceso libre. Pero, entonces, ¿cómo pueden incidir las empresas en él? ¿Cómo ganarse la confianza de un consumidor lleno de información sobre el mercado y que ya no se cree muchas de las estrategias antiguas de marketing?

La respuesta es clara: dándole contenido interesante.

Debemos ofrecerle información de su interés sin esperar nada a cambio, simplemente estableciendo una relación de confianza. Lo que queremos es que el usuario decida que nuestro producto o servicio es el mejor de entre las ofertas que ha consultado.

Esta relación se consigue con estrategias como el inbound marketing. Se trata de poner el foco en el usuario, entendiéndolo como el centro del proceso de compra, el que tiene el poder y el que decidirá cada click hasta el final, la compra.

Interés vs. click-bait

Si pensamos en la publicidad en general, la tradicional, nos daremos cuenta de que se centra en ofrecer los beneficios del producto o servicio e impactar en el público, pero no retiene, no engancha. Simplemente lo pone delante para quien quiera cogerlo. Es la gran diferencia con el inbound marketing: quiere atraer, enamorar a su cliente potencial, no a todo el público.

Si ofrecemos al cliente información de su interés, haremos que conozca nuestra marca, que se sienta más cerca de nosotros y lo más importante, que confíe en nuestro producto para cubrir su necesidad. Que desee nuestro producto. Que se cree una bonita relación entre el cliente y tu marca. Esto te encantaría, ¿verdad?

Es una relación que se basa en unos cimientos de contenido de calidad. Es primordial que construyas tu marca sobre una base que genere confianza. Hoy en día, y en la rapidez del click y de la información, existen técnicas dentro de las estrategias de marketing digital conocidas como click-bait: contenido que por su pomposidad o hecho extraordinario llaman la atención por encima de la nebulosa de la información del espectro comunicativo. Algo que sin duda muchos de nosotros buscamos, pero ¿a qué precio?

El click-bait diríamos que no sería una estrategia que forme parte de la filosofía inbound. Seguro que has visto a menudo titulares llamativos que te mantienen con una pregunta en vilo o que pretenden sacudirte de la rutina para conseguir tu click fácil. Para luego entrar en la susodicha página web y descubrir que el caballo blanco de Santiago era, en efecto, blanco.

En una estrategia de inbound marketing no hace falta llegar a esas premisas porque el contenido ya es bueno de por sí. Responde a una necesidad que el propio usuario está demandando, buscando y encontrando en tu sitio web.

Por ello es importante establecer muy bien cómo vas a estructurar tu contenido con una buena estrategia alrededor de tu producto: haciendo una buena búsqueda de keywords, pensando cómo puedes aprovechar al máximo todas las características de tu producto, estableciendo temáticas y creando artículos o ebooks que pongan en valor de forma orgánica todo lo bueno que tienes para ofrecer.

El marketing de contenidos permite al usuario obtener información sobre tu empresa y el producto o servicio que mejor le irá. Y a la empresa le permite obtener los datos necesarios para clasificar y segmentar a los usuarios. De esta manera podrá automatizar los procesos de venta y hacerlos más personalizados. Esto se consigue con técnicas cada vez más depuradas, como el lead scoring o el lead nurturing, que nos permiten saber en qué parte del proceso de compra se encuentra cada usuario. Y, por consiguiente, qué debemos ofrecerle en ese momento.

Como hemos podido ver en todo el artículo, el inbound marketing es una estrategia para nutrir al usuario de contenido valioso para él, crear una relación de confianza y así poder enseñarle lo mejor para sus necesidades. Al final, obtendremos la venta y, además, una fidelización del cliente.

2 comentarios en “El inbound marketing focaliza su centro en el usuario y lo potencia.

  1. Qué importante es adaptarnos a esta nueva forma de comprar y vender para poder tomar las medidas necesarias en nuestros negocios.

    Lamentablemente, no todos se han percatado de la urgencia con la que conviene aplicar los principios inbound para atraer clientes y fidelizarlos, y les cuesta cambiar sus conceptos y maneras de hacer marketing.

    Personalmente, me encanta esta filosofía. Es muy inteligente centrarse 100% en las necesidades, inquietudes y motivaciones de los usuarios para conseguir enamorarlos, porque supone además, el ahorro de recursos que usaríamos para convencer a nuevos usuarios que no nos conocen de nada.

    A estas alturas de la vida, todos los que tenemos un negocio con presencia digital deberíamos tener nociones de inbound marketing si queremos mantener nuestra competitividad en el mercado.

    Un saludo

Deja un comentario

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →

 

samu parra

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →