¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de
branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

El plan de contenidos mínimo viable.

Escrito por Samu Parra — Consultor de marca, copywriter
y amante de la fina ironía. Recibe mis artículos por email →

Escrito por Samu Parra — Recibe mis artículos por email

Seamos sinceros: empezar a crear contenidos intimida un poco.

Seguro que en tu sector hay competidores que están haciendo marketing de contenidos, pero tú todavía no lo ves claro. Sabes que es una estrategia que requiere bastante dedicación y constancia.

Y tampoco sabes exactamente cómo gestionar el tema. Puedes hacerlo todo tú, involucrar a tu equipo o directamente contratar a especialistas que se encarguen de todo: estrategia, creación y promoción.

En este artículo quiero proponerte un plan de contenidos mínimo viable. Como un producto mínimo viable de una startup, pero aplicado al content marketing.

Es decir, un plan sólido que te permite poner a prueba tu marketing de contenidos sin dedicarle demasiado tiempo y recursos.

Un plan de contenidos para que pruebes la temperatura del agua antes de tirarte a la piscina.

Un plan de contenidos para probar el solomillo, antes de comprar la ternera entera.

Ya me entiendes.

¿Qué te propongo?

Mi plan consiste en crear 5 piezas de contenido. No son 5 piezas al azar, sino que cada una de ellas cumple una función específica.

Es importante que estos contenidos cumplan estos 3 requisitos:

  • Tienen que estar bien trabajados. Ya que vas a crear poco contenido, asegúrate de que están bien enfocados y tienen sustancia.
  • Haz que todos los contenidos estén enlazados entre ellos. El usuario debe poder saltar de un contenido a otro de manera natural, con llamadas a la acción dentro del contenido.
  • Asegúrate de que son contenidos sin fecha de caducidad. Queremos que estos contenidos sean útiles hoy, mañana y el año que viene.

Ojo, no tienen por qué ser posts escritos. Pueden ser vídeos, webinars, podcasts o una combinación de formatos.

Lo que sí es imprescindible es que estén publicados en tu web. Por ejemplo, si haces un vídeo, publica un artículo en tu blog con el vídeo incrustado. Y a poder ser, incluye también una transcripción.

Si empezase un blog desde cero y no tuviese claro si quiero apostar por el inbound marketing, empezaría creando estos 5 contenidos.

1. El porqué

Este contenido tiene como objetivo explicar a tu audiencia cuál es la razón de ser de tu negocio. Tu historia. Los acontecimientos y decisiones que te han llevado al punto en el que te encuentras ahora.

Aquí no estás vendiendo nada. Estás construyendo marca. Estás transmitiendo lo que es importante para ti y para tu negocio.

La gente cada vez se interesa más por lo que hay detrás de las marcas y los productos que compran. Habla de ello con honestidad y transparencia. Es el primer paso para construir una relación con tu audiencia.

2. La opinión

En el segundo contenido ha llegado el momento de mojarse. Expón una opinión valiente sobre un tema importante relacionado con tu sector.

¿Qué tipo de cosas no te gustan de tu sector? ¿Qué cambiarías? ¿Por qué?

Algunos estarán de acuerdo con lo que dices y otros no. Eso es buena señal, porque con este contenido lo que buscamos es filtrar a nuestra audiencia. Atraer a aquellas personas que se mueven en nuestra frecuencia.

Esta opinión no puede ser una simple provocación. Tiene que estar basada en una creencia sincera y a la vez estar bien fundamentada.

Este contenido es una oportunidad para diferenciarte de tus competidores y transmitir tu posicionamiento. Si no tienes claro cómo quieres posicionarte en el mercado, empieza por aquí.

3. La enseñanza

¿Qué necesitan saber, entender o aprender tus clientes potenciales antes de comprar tu producto o servicio? ¿Qué les impide comprar? ¿Qué tipo de información anda buscando para resolver sus dudas?

Crea un contenido útil que enseñe a tu audiencia aquello que necesitan saber o elimine alguna objeción. Explica todo lo que sabes sin dejarte nada.

Truco: si tienes conocimientos relacionados con otras disciplinas más allá de tu especialidad, úsalos para enriquecer tu contenido y darle una perspectiva única.

Con este contenido número 3 estás consiguiendo tres cosas:

  • Posicionarte como experto en la materia
  • Crear confianza
  • Transmitir autoridad

Las personas interesadas en este tipo de contenido saben que tienen un problema y están buscando una solución. De ahí a la decisión de compra solo hay un paso y los 3 puntos anteriores son clave para dar ese paso.

4. El case study

Es el momento de mostrar tu método de trabajo y los resultados de tu producto o servicio. Elabora un caso de estudio que explique en detalle cuál era el reto del proyecto y qué proceso seguiste para lograr los objetivos del cliente.

En función de la naturaleza de tu negocio, este contenido tendrá una forma u otra. Por ejemplo, si vendes productos físicos, puede tener forma de “unboxing”, comparativa o demostración de uso.

Este contenido está pensado para los clientes potenciales que están en la fase final del proceso de compra, así que debe está enfocado a la conversión.

Tu cliente potencial está comparando opciones y no quiere equivocarse con su decisión. Tienes que lucirte con tu case study e incluir una llamada a la acción que lleve a tu página de venta, solicitud de presupuesto o ficha de producto.

5. La excepción

Este último post es una excepción porque es el único que publicarás fuera de tu blog.

Localiza un negocio cuya audiencia sea similar a la tuya y llega a un acuerdo con ellos para publicar en su blog o colaborar de algún modo.

Esto tiene un nombre: visibilidad. Y es vital sea como sea tu plan de contenidos.

Crea un contenido exclusivo para su blog y asegúrate de que hay una llamada a la acción que lleve hasta tu web. En concreto a uno los 4 posts anteriores.

¿Te has fijado?

Este plan mínimo viable toca varias teclas clave: branding, autoridad, valor, conversión y visibilidad. Con solamente 5 posts estás creando un pilar de contenidos muy sólido.

Para comprobar la eficacia de tu plan, debes dedicar tiempo a la promoción de tus contenidos. El contenido número 5 es solo un pequeño aperitivo. Colabora con otros negocios afines al tuyo, haz patrocinios, crea contenidos colaborativos, haz campañas de publicidad…

Si has creado contenido potente y lo promocionas bien, puede convertirse en una interesante fuente de clientes potenciales.

Un último consejo:

Si decides seguir adelante con una estrategia de content marketing más elaborada, debes enlazar tus nuevas publicaciones a algunos de estos contenidos troncales para asegurarte de que tus nuevos lectores los consumen y se dan cuenta de que:

  • Tu marca no es como las demás
  • Tienes una visión propia del mercado
  • Sabes de lo que hablas

Crea una tela de araña en tu blog que lleve al lector de una publicación a otra, de forma natural, hasta el último paso: tu página de venta.

14 comentarios en “El plan de contenidos mínimo viable.

  1. Estimado Samu:
    Ha tiempo que el escaso tiempo no me permitía pararme a leerte. Hoy he hecho el esfuerzo que, sabía, sería fructífero.
    Gracias.
    Tienes un don. Don Samu.

  2. Wow Samu, como siempre cautivando con tus post. Me encanta leerte y aún más sabiendo que puedo ponerlos en práctica de forma rápida. Éste artículo me llega caído del cielo . Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →

 

samu parra

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →