¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de
branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

El posicionamiento del pitufo gruñón.

Escrito por Samu Parra — Consultor de marca, copywriter
y amante de la fina ironía. Recibe mis artículos por email →

Escrito por Samu Parra — Recibe mis artículos por email

posicionamiento de marca

En la aldea de los pitufos, todos conocen al pitufo gruñón. Es el que siempre está protestando. Da igual lo que le digas, todo le parece mal.

Otro pitufo famoso es el pitufo bromista. Se pasa el día haciéndose el graciosillo. Si te ofrece un regalo, ten cuidado. Seguramente la caja explotará y acabarás con la cara chamuscada.

Y también tenemos al pitufo miedoso. Un pitufo que se asusta fácilmente. Una simple tormenta puede hacerle temblar de miedo.

En la aldea también viven la pitufina, el pitufo fortachón, el filósofo, el soñador…

Hay miles de pitufos, pero fíjate en un detalle: solo recordamos a unos pocos.

En concreto, aquellos que están asociados con una idea.

Lo mismo pasa con las marcas.

En el mercado existen un montón de marcas, pero solo recordamos aquellas que se han apropiado de una idea: la calidad, la rapidez, el sentido del humor, el diseño…

Posicionamiento: ¿qué pitufo eres?

Si estás en un mercado competitivo y quieres tener la más mínima oportunidad de destacar, debes decidir qué tipo de marca quieres ser.

Verás, el cerebro de tus clientes está dividido en carpetitas. En función de la experiencia que tenga con tu marca, te pondrá en una carpetita o en otra.

Si trabajas tu marca para transmitir una determinada idea (siempre la misma), tendrás más posibilidades de acabar en la carpetita adecuada.

En cambio, si tu cliente no sabe en qué carpeta ponerte, simplemente te olvidará.

Deberás analizar a tu competencia, conocer a tu cliente ideal y descubrir tus fortalezas para decidir cuál es la mejor estrategia de posicionamiento para tu marca. Es decir, para decidir en qué carpetita quieres que te pongan.

Existen varios tipos de posicionamiento:

  • En base a una característica única de tu producto o servicio
  • En base a una fortaleza de tu negocio
  • En base al estilo de vida de un segmento de mercado
  • En base a tu visión
  • En base a la personalidad de marca
  • En base a los resultados que ofreces
  • En base al precio

Además, tu posicionamiento debe ser…

  • Diferente a la competencia. En la aldea no hay sitio para dos pitufos fortachones.
  • Perdurable en el tiempo. No puedes basarte en una moda o una tendencia pasajera.
  • Coherente con tus valores de marca. No puedes traicionar aquello en lo que crees.
  • Relevante para tu público objetivo. Tu posicionamiento tiene que ser valioso para las personas a las que te diriges.
  • Fácil de comunicar. Si no lo puedes comunicar, ¿cómo esperas que tus clientes lo entiendan?
  • Difícil de copiar. No vamos a hacer todo este esfuerzo para que venga otro y haga lo mismo que nosotros. :)

También debes tener en cuenta que tu posicionamiento se transmite a través de diferentes vías:

  • Tu identidad visual
  • Tus precios
  • Tus canales de distribución

Por ejemplo, si tú quieres posicionarte como una marca de cosméticos naturales de calidad, no puedes vender tu producto en una tienda de cosméticos de poca monta. Tampoco puedes tener unos precios muy bajos. Y el diseño de tu packaging debe transmitir la idea de “naturaleza”.

Todas esas cosas son las que hacen que tus clientes potenciales te metan en la carpetita adecuada.

Si tienes dificultades para encontrar tu posicionamiento ideal, puede ser por una de estas dos causas:

  • No has analizado bien el mercado y por lo tanto no has sabido encontrar una buena vía de diferenciación.
  • Tu producto o servicio no tiene una ventaja competitiva clara. Deberías solucionar eso antes de invertir tiempo y dinero en marketing.

Una de las grandes dificultades para posicionarse hoy en día es que los productos y servicios se parecen mucho entre ellos.

A menos que seas un Uber, un AirBnB o hayas inventado algo y lo hayas patentado, lo que tú ofreces será muy similar a lo que ofrecen tus competidores.

Por eso creo que hoy en día cualquier posicionamiento que adoptes debe tener unas altas dosis de personalidad. Porque la personalidad es emocional y muy difícil de copiar.

No es la primera vez que oyes hablar de esto

En los blogs de marketing y emprendimiento se suele hablar de posicionamiento, pero de una manera bastante genérica y aplicado a grandes marcas.

Espero haberte ayudado a entender mejor el concepto.

El posicionamiento consiste “simplemente” en adueñarte de una idea y conseguir que tus clientes te identifiquen con ella.

Y ya que estamos, no te posiciones como el pitufo gruñón. Es mejor ser el pitufo simpático. :)

Imagen: Flickr

4 comentarios en “El posicionamiento del pitufo gruñón.

  1. Mmmm, el post es bueno, pero ese no es el pitufo gruñón, ¿no? ¡¡¡Es el pitufo sabihondo!!! jajajajaja.

    Ahora hablando algo más en serio. Muy bueno el post: la cuestión no es lo nuevo que puedas aportar con él, sino que la gente pueda entender esos conceptos.

    Hoy en día el marketing se ha «socializado» por decirlo de alguna manera. Los nuevos medios de comunicación nos permiten prescindir de algunos intermediarios en algunos casos. Pero si queremos hacer las cosas nosotros mismos, debemos saber lo que hacemos.

    Posicionarse como «soy el que mejor lo hace» sirve a nuestro estrecho cerebro, corto de miras, muy orgulloso y nada empático… pero el que vende algo debe plantearse algo así como «soy el más natural», «soy el más ecológico», «soy el más divertido» o, como en mi caso «soy la más friki», jejeje.

    Se nos olvida, y se nos olvida mucho, pensar para quién trabajamos, para quién escribimos y qué problema resuelven nuestros servicios. Todo queremos que se haga a nuestro modo… y no es así: «be water, my friend».

    Y conocer al cliente o posicionarse, como bien explicas, no es cuestión de teoría, sino de práctica… y de ejemplos tan claros como el tuyo.

    • Es verdad jajaja Es que no encontré imagen del gruñón! :(

      Además de lo que comentas, hay otro aspecto importante. No solo se trata de definir cómo quieres posicionarte. Ese posicionamiento se tiene que notar mucho. Sin medias tintas. Eso no significa ir diciendo lo especial que eres, sino demostrarlo día a día con tus decisiones.

      Ser la más friki no es un mal posicionamiento, eh! ;)

      Un abrazo, María!

  2. Exacto! un buen posicionamiento tiene que ver con la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, desde que la empresa se plantea su misión y visión y de ello surge el nombre y la imagen que la distinguirán, hasta el comportamiento día a día, el servicio que ofrece e incluso el trato a los empleados. Creo que es un sistema muy complejo como para tratar de fingirlo, por eso debería nacer de una pasión legítima por aquello a lo que se dedica la empresa y las raíces que la sostienen. Quizá un buen inicio sería preguntarse porqué y para qué se hace lo que se hace.

Los comentarios están cerrados.

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →

 

samu parra

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →