¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de
branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

Elige a tus clientes.

Escrito por Samu Parra — Consultor de marca, copywriter
y amante de la fina ironía. Recibe mis artículos por email →

Escrito por Samu Parra — Recibe mis artículos por email

La contabilidad no es lo mío.

Me han explicado mil veces lo del “debe” y el “haber”, pero sencillamente no lo pillo. Es verdad que tengo momentos de lucidez en los cuales parece que lo entiendo, pero es solo una ilusión. Al día siguiente me lo tienen que volver a explicar.

Qué le vamos a hacer, soy de letras. :D

Cuando se trata de definir su segmento de clientes, a muchas marcas les pasa lo mismo que a mí con la contabilidad: no lo pillan.

Están hartos de leer lo importante que es definir un segmento de cliente. Que uno no puede dirigirse a todo el mundo, porque así no atraes a nadie.

A pesar de eso, no lo aplican. No sé si es por miedo o por indecisión, pero la cuestión es que la mayoría de marcas no han definido bien su público objetivo. 

Ellos sí que lo pillan

Hoy te voy a contar el caso de dos marcas que sí lo entienden.

Minimalism es una marca de ropa y complementos básicos: camisetas, sudaderas, mochilas…

Charuca es una marca que vende productos de papelería: libretas, agendas, calendarios…

Estas dos marcas podrían dirigirse a todo el mundo, porque casi cualquiera podría comprar camisetas y agendas. Pero ellos no se dirigen a cualquier persona, se dirigen a emprendedores.

Si eso te parece segmentar, espera porque no hemos acabado.

Dentro del segmento de los emprendedores, cada una de estas marcas se dirige a un perfil totalmente distinto:

  • Minimalism se dirige al emprendedor que siempre está metido en algún proyecto. Tiene un perfil marketer y es un poco nómada.
  • Charuca se dirige a la emprendedora independiente y creativa. Una persona interesada en el crecimiento personal.

Cuando hablamos de definir a nuestra audiencia estamos hablando de esto. De perfiles que van más allá de una etiqueta genérica como “emprendedor”, “amante del deporte” o “madre”.

Hay que afinar un poco más. Especialmente si tu marca se mueve en un mercado muy competitivo o vendes productos commodity.

Esto no es una cuestión abstracta. A cada una de estas marcas, perfilar su audiencia ideal les ha llevado a acciones concretas:

  • Minimalism comparte su día a día de forma abierta. En su blog puedes ver las métricas del negocio, reflexiones sobre cómo gestionan la marca, decisiones que toman… 
  • Charuca tiene un podcast que se llama “Jefa de tu Vida” donde entrevista a emprendedores que coinciden con el perfil que hemos descrito antes.

En definitiva, tener claro el perfil de audiencia al que te diriges es importante porque:

  • Te ayuda a ganar foco en las acciones de marketing y comunicación.
  • Puedes atraer audiencia a través de ideas y valores (y no solo a través de productos).

Una última cosa

Antes de que me sueltes una excusa del tipo “es que los clientes son así y no hay nada que hacer” me gustaría hacer una reflexión.

Vender un determinado producto o servicio no te obliga a nada. Eres tú el que define tu público objetivo. 

Los consumidores que hay en un mercado no son homogéneos. Hay diferentes tribus y colectivos con motivaciones distintas.

Minimalism y Charuca seguramente segmentaron por afinidad personal. Imagino que los propios fundadores tienen ese perfil y como marca es más fácil conectar con personas con las que tienes cosas en común.

¿Moraleja? Busca tu propia estrategia y segmenta de forma consciente. Elige a tus clientes.

Deja un comentario

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →

 

samu parra

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →