Encajar.

SAMU PARRA
Consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía

Este artículo es un mensaje dirigido a todos aquellos que están a punto de crear un negocio o están pensando en darle un vuelco a su proyecto.

El mensaje es el siguiente:

No caigas en la tentación de encajar.

Te lo digo porque lo veo constantemente.

Cuando uno quiere entrar en un mercado, hace todo lo posible por hacer lo que esperan los demás.

Hacen lo que se supone que debe hacer un negocio en ese mercado, para que los clientes potenciales le identifiquen como parte de ese mercado.

Usan los mismos códigos visuales, los mismos reclamos, las mismas expresiones…

Hay un cierto miedo a salirse de lo establecido.

“No voy a usar este color, no vaya a ser que espante a los clientes”

Piensan que así tienen más posibilidades de atraer clientes.

Eso es un error y te voy a decir por qué

Una vez tu proyecto esté en marcha, tu trabajo será conseguir que tu marca destaque.

¿No te parece una gran contradicción?

Resulta que has hecho todo lo posible por encajar y luego tendrás que destinar tu presupuesto de marketing a destacar en el mercado.

Es mucho más inteligente definir tu marca para destacar desde el principio, porque de esta manera ya tienes una parte del trabajo hecho.

Sacas más provecho a las primeras impresiones y las siguientes interacciones con tu marca serán más eficaces.

En consecuencia, tus acciones de marketing también serán más eficaces.

Ya hablé de esto en las matemáticas del branding.

Entiendo que es un consejo difícil de seguir porque nos preocupa el hecho de no ser aceptados por parte del mercado.

Para quitarte un poco el miedo te diré dos cosas.

En primer lugar: destacar no significa ir a lo loco. No es lo mismo ser diferente que ser un WTF.

En segundo lugar: es bueno que una parte del mercado no te entienda, porque eso significa que tu marca está actuando como un filtro.

Un filtro que deja escapar a la audiencia que no te interesa y a la vez atrae a las personas adecuadas.

Si quieres profundizar en el tema de la diferenciación, aquí tienes algunos artículos:

Si lo que estás buscando es una guía paso a paso para crear tu marca, échale un vistazo a mi curso de branding estratégico.

Actualmente están cerradas las inscripciones, pero puedes apuntarte a la lista de espera y te avisaré cuando lance la próxima edición.

12 comentarios en «Encajar.»

  1. Supongo que esto es como todo, uno quiere encajar en «la tribu». Por mi parte a veces mi problema es que tengo ideas totalmente contrapuestas a mi competencia directa, y la gente no siempre sabe apreciar eso.
    Un saludo!

  2. Tienes razón Samu!! Lo que pasa que al principio está el síndrome del impostor a tope y pones todo tu empeño en la parte de la profesionalidad, dejando de lado la marca personal. De alguna manera creemos que eso para los que están mejor posicionados, pero realmente lo han logrado apartándose de la marca blanca general del sector.

  3. ¡Qué razón tienes! Bueno, eso creo yo y por eso te sigo y te leo. Tienes un criterio afín al mío y dices cosas que tienen sentido para mí. Y es que, al final, todo es cuestión de encontrar a aquellos que hablan nuestro idioma y no nos dicen que hagamos cosas con las que nos saltarían las costuras.

    Hay muchas cosas que hacer entorno a la marca, pero la principal es reconocerse a uno mismo en aquello que hace, ¿no?

    • Hola Elena! Como bien dices, la honestidad es clave. No se trata de atraer a cualquiera, sino aquellos que son afines a nuestra manera de entender el mundo. Para conseguirlo no tenemos más «remedio» que comunicar esa visión de la forma más valiente posible.

      Una abrazo

  4. osease, no encajar para evitar convertirlo en un negocio comodity.

    El concepto está bien, la cuestión es donde pongo el límite del desencaje.
    Si te pasas puede que no te entiendan, no lo valoren y necesites mucho marketing para venderlo.
    En el fondo creo que estamos hablando de diferenciación, y eso está bien, pero con matizes.

    Un saludo Samu.

    • Hola Jose! Exacto, es un tema de diferenciación. La clave está en ser diferente sin resultar extravagante, ahí está el matiz. Para ello es necesario conocer bien a tu cliente para saber qué códigos puedes utilizar. Lo comento en este post.

      Lo que sí creo que es un error es pensar que tus clientes son reticentes a la diferencia por naturaleza. Creo que no es así. De hecho, creo que es mejor dirigirse a un tipo de clientes que no busque un commodity, que sí valore la diferencia. Suelen ser clientes más agradecidos.

      Saludos

Los comentarios están cerrados.

Newsletter

Cada semana envío un email sobre branding, estrategia y diferenciación. Apúntate si odias que tu marca sea igual que las demás.