¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de
branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

Instagram, ahora
te toca a ti.

Escrito por Samu Parra — Consultor de marca, copywriter
y amante de la fina ironía. Recibe mis artículos por email →

Escrito por Samu Parra — Recibe mis artículos por email

Hay una frase del mundo del business que me encanta:

Marketing ruins everything

No es que me guste porque sea una buena noticia, sino porque es brutalmente cierta. El marketing lo estropea todo.

Si hacemos un poco de memoria, nos daremos cuenta de que la historia se repite:

  • Cuando el email se hizo popular, llegó el spam.
  • Antes Facebook era divertido. Ahora, de cada 3 publicaciones, 5 son anuncios.
  • YouTube es una competición para ver quién hace la carátula más fea.
  • Ya casi no existen las newsletters de verdad. Ahora todo son funnels.
  • Hoy en día muchos posts en realidad son anuncios disfrazados de post (con algunas excepciones).

En Instagram está ocurriendo lo mismo desde hace algún tiempo.

Cuando algo se populariza y consigue la atención de la gente, no pasa mucho tiempo hasta que llegan las empresas para sacar tajada.

Primero ocurre de forma tímida. Las marcas llegan a la red social en cuestión con una presencia natural: crean sus perfiles, comparten contenido, conectan con su público…

Después vienen los anuncios, las promociones…

Y después la avalancha.

Cuando unos empiezan a obtener resultados, todos los demás desembarcan con sus campañas súper optimizadas.

“Si la marca X consigue leads por 20 céntimos yo no voy a ser menos. Venga, pongamos la palabra GRATIS un poco más grande.”  

Nos olvidamos de algo importante

No me malinterpretes. Lo más difícil para una empresa es conseguir la atención de la gente. Es normal querer ir allí donde está tu público. Yo soy el primero.

El problema es que nos olvidamos de cuál es la naturaleza de la plataforma en la que nos movemos. Pensamos más en conseguir un retorno inmediato que en ofrecer algo interesante.

¿El resultado?

Una plataforma que podría ser útil tanto para los usuarios como para las marcas se convierte en un lugar inhabitable.

Entrar en Instagram ahora mismo empieza a ser un suplicio. Anuncios en el feed, anuncios en las stories… Algunos anuncios son bonitos, pero otros no los tocaría ni con un palo. De hecho, algunos rozan la publicidad engañosa.

Ante este panorama, es normal que la audiencia se ponga a la defensiva y acabe abandonando la plataforma.

Como marcas debemos respetar a los usuarios. Hay que recordar por qué esas personas están allí y ofrecerles algo adecuado teniendo en cuenta el contexto. Ya sea en forma de contenido o en forma de oferta comercial.

Porque ojo, no estoy en contra de que las marcas se promocionen donde consideren oportuno, faltaría más.

Lo que sí me preocupa es que las marcas estropeen la experiencia de los usuarios con propuestas que no quieren recibir. A la larga eso es malo para todos.

Es tu responsabilidad como marca

Si algo mola, ten por seguro que llegarán los esclavos del corto plazo y lo dejarán como un solar.

Si estás haciendo acciones en un determinado canal de marketing (email, redes sociales, SEO…) plantéate si estás respetando su espíritu o por el contrario estás contribuyendo a destrozarlo.

14 comentarios en “Instagram, ahora
te toca a ti.

  1. Hola Samu.

    Percibo lo mismo que tú.

    Y ni hablar de las personas o empresas que empiezan a seguirte solamente para que tú las sigues y cuando tú lo haces, te dejan de seguir.

    Se acabaron los días en los que entrabas a Instagram para ver qué comían tus amigos y a dónde se iban de paseo.

    Ahora prácticamente todo el feed es sobre invitaciones a webinars, promociones de negocio encubiertas, frases motivacionales trasnochadas (esas de “sal de tu zona de confort, eres el ser más importante del universo, supera tus miedos así y asá”), piezas gráficas con diseños horrendos, fotos con unas descripciones larguísimas que da pereza leer…

    En fin.

    A mi es que todavía no me convence Instagram para promover mi negocio. He intentando hacer un par de cosas, pero como que no me siento cómoda ni me cuadra.

    Y como usuaria he optado por ocultar las historias y las publicaciones de la mayoría de la gente que sigo porque simplemente, me aburre el constante bombardeo promocional soterrado. Aunque también es cierto que ya no utilizo esta red como antes ni entro muy seguido.

    Gracias por compartir tu punto de vista.

    Saludos.

    • Hola Thania! A mí me ocurre lo mismo. Alguna vez me he planteado apostar más por Instagram, pero viendo el panorama a uno se le quitan las ganas. :( Según lo que hagas pueden asociarte con ese tipo de prácticas y eso es fatal.

      También es cierto que hay marcas que lo hacen muuuy bien en Instagram. Quizás es cuestión de encontrar una la forma adecuada de estar allí.

      Saludos!

  2. Justamente ayer pesaba lo mismo. Tengo bastantes seguidores en mi cuenta personal, donde solo subo fotografías de viajes y de cosas que me llaman la atención. Ningún anuncio, ningún texto.
    Me planteé, si debería aprovecharla para añadir referencias a mi blog y a mi actividad profesional. Pensé qué molesto me estaba resultando ver tantos anuncios en esta red y lo descarté.

  3. A mí Facebook nunca me gustó… y ahora lo odio.
    Pinterest sí me gusta, pero porque aún no ha sido invadido por las promociones…. y sí, me gustan las cosas bonitas, qué le vamos a hacer!!!
    Instagram también me gustaba, pero últimamente, como bien dices, la publicidad directa e indirecta es apabullante.
    Lo que más suplicio me supone es la gente que sube mil stories al día…. no entienden que son cansinos? Eso sin contar con la matraca del: haz una línea gráfica para tu IG y estructura tus imágenes para que sigan una línea, blah blah blah…. Qué aburrimiento, no? A mí hay mil cosas en diseño que me gustan y no todas son iguales. Si hiciese todo mi diseño igual, todas las webs de mis clientes se parecerían entre ellas… sea la de un DIY o la de un arquitecto…. Y eso, sinceramente, es un problema.
    Pues eso, que yo siempre nado contracorriente. No me gusta que me agobien y me vendan cada minuto…. y tampoco lo hago yo. Así me va también, pero al menos cuando me entra un cliente sé que lo he ganado, y no lo he sometido a acoso y derribo.
    Bueno, ya me he desahogado… Es lo malo del emprendedor autónomo, que tiene que desahogar sus desvelos en alguna parte que le entiendan :P :D
    Un saludo!!!

    • Totalmente, Ana! En cambio hay marcas que lo hacen muy bien. Quieren venderte algo, pero lo hacen de manera muy elegante, porque entienden cuál es el contexto de la red social.

      Saludos!

  4. Como dicen en mis pagos: “tienes la boca llena de razón”. Tengo semanas dándole vueltas a este asunto de tener que subirte a la ola en la que están todos montados en las RRSS porque si no, no eres nadie. Yo me resisto. Y reflexiones como ésta me hacen pensar que no estoy haciendo mal. De hecho, me has dado el empujón que necesitaba para exponer mi punto de vista sin miedos en mi blog. Gracias por la valentía de ser honesto, aunque algunos puedan pensar que le echas tierra a tu propio sector.

    • Hola Milena! Hay marcas que lo están haciendo muy bien en Instagram. Si queremos estar presentes en esa red porque nuestro público esta allí, no tenemos por qué renunciar. Lo que debemos plantearnos es qué estamos haciendo allí como marca: ¿estamos añadiendo ruido o estamos aportando algo?

      Saludos

  5. Tienes mucha razón Samu, y no lo digo por Instagram que yo ni siquiera tengo cuenta ahí, aunque sé que ahora mismo es lo más top.
    Me refiero a esa falta de sensibilidad hacia el contexto y propósito de las redes sociales. Se puede vender con elegancia y con un mínimo de conciencia.
    Una venta debería ser una consecuencia, el resultado de hacer bien las cosas y de mantenernos en esa coherencia, pero cuando es el único objetivo y lo demás no importa es cuando hace daño.

Deja un comentario

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →

 

samu parra

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →