¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de
branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

Marketing vs. Branding

Escrito por Samu Parra — Consultor de marca, copywriter
y amante de la fina ironía. Recibe mis artículos por email →

Escrito por Samu Parra — Recibe mis artículos por email

Antes de entrar en materia, una aclaración rápida:

Este artículo lo recibieron originalmente un grupo de suscriptores interesados en mi curso de branding estratégico.

La idea era enviarlo solo por email, pero finalmente he decidido publicarlo en abierto.

Creo que el tema lo merece.

Después de leer este artículo entenderás mucho mejor por qué cuando hablamos de branding no tiene sentido hablar de:

  • Cómo diseñar tu producto/servicio
  • Qué precio ponerle a tu producto/servicio
  • Cómo atraer tráfico hacia tu web
  • Cómo aumentar seguidores en las redes sociales

¿Por qué no tiene sentido?

Porque esto no es branding.

Sí, todos estos elementos influyen en el branding y a la vez el branding influye en todos ellos.

Pero estrictamente hablando, estos 4 puntos no son branding, son marketing.

Vamos a ver si sé explicar de una manera sencilla cuál es la diferencia y cómo se relacionan entre ellos.

Dos definiciones

El marketing es un conjunto de estrategias cuyo objetivo es encontrar compradores para un producto/servicio.

Esto implica 4 cosas:

  • Producto – Definir las características de tu producto o servicio.
  • Precio – Establecer el precio adecuado para tus compradores potenciales.
  • Comunicación – Poner tu negocio o producto ante los ojos de las personas adecuadas.
  • Distribución – Definir a través de qué medios esas personas comprarán tu producto o servicio.

Da igual si eres Apple o te dedicas a la cría del berberecho (¿los berberechos se crían?)

Tooooooodos los planes de marketing están formados por estos 4 ingredientes. Son las famosas 4 P: product, price, promotion y placement.

¿Y el branding dónde encaja en todo esto?

El branding es el proceso a través del cual haces que tu negocio o tu producto sea percibido de una manera concreta, con el objetivo de conectar emocionalmente con un grupo de personas determinado (tu público objetivo).

La gracia del branding es que es transversal. Y por eso mola tanto. :)

Piénsalo.

No sirve de mucho llegar a tu público objetivo si esas personas…

  • Sienten que no tienen nada en común contigo
  • Piensan que tu producto/servicios no es para ellos
  • Creen que tus precios no están justificados
  • Se olvidan de ti fácilmente

Una marca bien trabajada no hace que tu producto sea mejor, ni aumenta tu tráfico web, pero hace que tus esfuerzos de marketing sean más eficaces.

Te voy a poner 3 ejemplos para entender mejor todo esto que te estoy explicando.

Ahí va el primer ejemplo

Imagínate que has decidido ponerte por tu cuenta como consultor de AdWords. ¿Cuántos consultores de AdWords hay en tu país?

Muchos más de los que te gustaría.

En cualquier caso, como parte de tu estrategia debes decidir varias cosas:  

  • Cuánto cuestan tus servicios
  • Qué características tienen
  • A quién te diriges
  • Cómo vas a darte a conocer

Eso es marketing.

Pero al final de este proceso, la pregunta del millón siempre es la misma:

¿Por qué un cliente debería elegirte a ti antes que a otro?

Debes elegir tu factor diferencial, darle forma y transmitirlo de una manera comprensible y creíble.

Eso es branding.

Tus decisiones de marketing deben ir acordes al posicionamiento y la imagen que quieres transmitir con tu marca.

Ahí va el segundo ejemplo

No generar suficientes ingresos es un problema de marketing.

Este problema se puede solucionar, por ejemplo, aumentando el dinero que obtienes por cada venta.

Imagínate que has decidido subir tus precios porque lo que cobras actualmente por tus cursos de fotografía no te da ni para pagar el coworking.

Eso solucionaría tu problema de ingresos. Genial.

Ahora bien…

¿Qué van a pensar tus clientes potenciales cuando vean que eres más caro que la competencia?

¿Qué van a pensar los clientes que ya te conocen cuando vean tus nuevos precios?

Si tu imagen es del montón, necesitarás ser más agresivo para conseguir clientes o cerrar ventas: bonus, descuentos, regalos…

En cambio, si te perciben como una marca premium, les parecerá natural que tus precios sean altos.

Conseguir esto último es tarea del branding.

Ahí va el tercer ejemplo

Imagínate que eres un artesano que hace objetos de cerámica. Ya tienes una tienda online, pero te gustaría abrir nuevas vías de negocio vendiendo tus productos en tiendas físicas.

Esas tiendas, si respetan su negocio, no se juntarán con cualquiera.

Antes de darte el “sí quiero”, le echarán un vistazo a tu web, se descargarán tu catálogo y quizás se suscriban a tu newsletter a ver qué tal.

Si lo que ven no está a la altura, olvídate de llegar a un acuerdo con esas tiendas.

En otras palabras: tener una buena identidad visual y transmitir la esencia de tu arte con claridad aumenta tus posibilidades de colaborar con marcas más potentes.

Recapitulando

En los tres ejemplos que te he puesto, el branding juega un papel fundamental en el éxito de tu estrategia de marketing.

Podría ponerte mil ejemplos más, pero creo que la idea está clara: marketing y branding se apoyan mutuamente.

El uno pierde poder sin el otro.

De hecho, apostar por el branding es en el fondo una decisión de marketing.

¿Cómo te quedas?

12 comentarios en “Marketing vs. Branding

  1. Aunque este contenido no es nuevo para mí (jejeje), me encanta y me parece una muy buena forma de empezar la temporada. Es como tener a Fernando Alonso de padrino de la nueva temporada televisiva de un programa (no veo la televisión, pero sí la Fórmula 1, y ¡¡¡consiguieron que viera un programa que aborrezco!!!).

    ¿Puedo aportar algo? No es estrictamente Branding, no es estrictamente Marketing, pero una buena página Sobre Mí es una de las mejores maneras de hacer tanto una cosa como la otra.

    En el fondo, todos nos sentimos solos y pensamos que nos engañan. Confiar en la persona que nos está vendiendo algo es fundamental. Y creo que una buena página Sobre Mí consigue eso, precisamente.

    Ahora… para diseñar una buena página Sobre Mí debes estar completamente “pegado” a tu Branding y encajarla perfectamente en tu estrategia de Marketing, ¿no? Pues eso, que considero que esa página es muy importante para apoyar a ambos pilares de una forma simple, para generar confianza en los “lectores-posibles clientes”.

    Confianza, eso que todos buscamos en internet.

    Pd. Lo de traer a “un Fernando Alonso” a tu comienzo de temporada es una estrategia de Marketing, ¿no? ;)

    • Hola María! Exacto, podríamos decir que la página “Sobre mí” tiene unas altas dosis de branding jejeje Es una de las secciones más visitadas de cualquier web y por lo tanto una gran oportunidad para comunicar la esencia de nuestra marca: cuál es nuestra visión del mundo y por qué hacemos lo que hacemos.

      Como comento al final, en realidad el branding está dentro del marketing, lo que ocurre es que no es una de las típicas 4 Ps que aparecen en los libros. Es algo más transversal. En función de tu estrategia global de negocio, el branding tendrá más o menos peso y le dedicarás más o menos recursos.

      Un abrazo y gracias por comentar! :D

  2. Hace un tiempo estuve enzarzado en una discusión sobre qué es primero el huevo o la gallina. Seguramente es algo estéril y bizantino. Pero se derivan, sin embargo, consecuencias importantes. Creo que tradicionalmente se había considerado el branding simplemente una herramienta necesaria para el márketing. En cambio, cada vez más se entiende que su papel es más estratégico, de largo recorrido, identitario y, por tanto, previo en la toma de decisiones, unas decisiones que deben estar más próximas a la alta dirección. ¿Cómo lo ves?

    • Hola Miquel!

      Mi opinión es que el branding debe estar en lo más alto de la pirámide de decisión desde el principio del proyecto. Creo que modelo de negocio, propuesta de valor, diseño de producto y branding deben ir en paralelo.

      Porque el branding es transversal. Tiene que ver con la posición que ocupa el negocio en el mundo y la relación que quiere tener con sus clientes. Eso lo impregna todo.

      Un saludo!

  3. Pues yo ando aquí entre la risa y el llanto tras leer la definición de marketing. Cinco años de empresariales con enorme cantidad de asignaturas de marketing que repetían hasta la extenuación que tú no quieres convencer al cliente para que compre tu producto, que eso es de marketing viejo, que lo que es de guapas y de teoría moderna del marketing es detectar una necesidad en el mercado y cubrirla. Me dan ganas de volver y hacerme un máster. O dos. En fin, que aquí ando corroborando cinco años tirados a la basura y en proceso de renacimiento como especialista en generalidades (voy a ser muy buena como copywriter web :p) . Me mola tu estilo. Gracias :)

    • Hola Elena!

      No te confundas, esto ha funcionado siempre más o menos igual. Tú detectas una oportunidad o una necesidad insatisfecha y creas un negocio para aprovecharlo. Luego usas el marketing (las 4p) para encontrar clientes para ese producto.

      El cambio sustancial se ha producido en cómo encuentras a esos clientes, porque el comportamiento del consumidor también ha cambiado. Antes solo se usaban estrategias invasivas (publicidad), ahora se usa el marketing de atracción (marketing de contenidos, branded content, etc.). Aquí hablo de ello.

      Pero eso es solo una de las 4 p (promotion). ;)

      Saludos!

Deja un comentario

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →

 

samu parra

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →