¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de
branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

Narrativas y marcas poliédricas.

Escrito por Samu Parra — Consultor de marca, copywriter
y amante de la fina ironía. Recibe mis artículos por email →

Escrito por Samu Parra — Recibe mis artículos por email

Hay dos cosas que todos deberíamos empezar a tener claras:

  1. Una marca (sobre todo digital) se crea gracias al contenido. Porque es el contenido el que construye una audiencia y es la audiencia la que permite que un marca se convierta en una idea colectiva.
  2. Las personas no te siguen para que les vendas cosas, sino para les entretengas, informes, eduques o inspires.

El problema de muchas marcas es que solo tienen mensajes de venta y estos se quedan cortos en un contexto en el que las oportunidades de comunicar son infinitas.

Son marcas planas en un mundo poliédrico.

Mira, cuando presentamos una estrategia de marca a un cliente incluimos una diapositiva que dice lo siguiente:

«Tu estrategia de marca es lo que dices cuando no estás vendiendo»

¿Qué significa eso?

Que habrá muchas ocasiones en las que el mensaje de venta no tendrá cabida o no tendrá sentido. Y es la suma de esas ocasiones lo que construye la marca.

Más te vale tener algo interesante que decir.

Porque seamos sinceros, hay pocos sectores en los que el propio producto pueda ser el contenido. Quizás el sector de la moda y poco más.

Alguna que otra vez me has visto utilizar la palabra «narrativa» al hablar de branding.

Quizás ha llegado el momento de explicar qué es exactamente.

Una narrativa es un discurso que contrasta con el discurso dominante. Es un tema recurrente que subyace en el contenido y en las acciones que lleva a cabo la marca. Pero no es necesariamente el tema central de ese contenido o esa acción.

Un ejemplo.

La plataforma de creación de páginas web Webflow tiene la siguiente narrativa

«Las personas creativas no necesitan saber programar para hacer realidad sus ideas»

Esta narrativa podemos verla de forma recurrente en sus contenidos. Por ejemplo, cuando publican un artículo con «14 herramientas no-code para crear tu startup».

En este contenido no solo te muestran las herramientas, sino que incluyen su narrativa. Fíjate en la introducción de ese artículo:

«We’ve all heard success stories about those startups that began in someone’s garage and went on to become large businesses. We love hearing about underdogs rising up and winning. Today’s no code tools allow businesses to be the underdogs — enabling them to build and launch without the need to write code.«

A nivel superficial, este contenido tiene el objetivo de enseñarte algo (herramientas). Pero a nivel más profundo vemos que también contiene una narrativa de marca.

Para encontrar tus propias narrativas tienes que combinar el ADN de tu proyecto con un elemento que hayas detectado en el entorno.

Entendiendo entorno como la suma de:

  • Cliente objetivo
  • Competencia
  • Tendencias

El posicionamiento de marca suele ser en sí mismo una narrativa. Pero a menudo las marcas añaden narrativas complementarias que apoyan ese posicionamiento.

Evidentemente, tú puedes tener una estrategia de contenidos que no esté apoyada por narrativas, pero entonces estás perdiendo la oportunidad de crear una audiencia a tu alrededor.

Porque son las narrativas las que atraen a personas que comparten tu discurso.

Una vez las tengas claras, trata de incorporarlas en todo lo que hagas.

Deja un comentario

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →

 

samu parra

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →