¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de
branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

Tu marca en 3 palabras.

Escrito por Samu Parra — Consultor de marca, copywriter
y amante de la fina ironía. Recibe mis artículos por email →

Escrito por Samu Parra — Recibe mis artículos por email

Si tienes el pollo en el horno, no te preocupes porque no se te va a quemar.

Esto va a ser rápido.

Las 3 palabras sobre las que te voy a hablar hoy son: diferenciación, coherencia y consistencia.

Let’s go!

Diferenciación

Es el primero de los pilares de tu marca. Y es el que suele nutrir a todos los demás.

La diferenciación es lo que te permite tener un hilo del que tirar. Es el ingrediente que da consistencia a todas tus acciones. Es la sangre que fluye por las venas de tu marca.

Sin una propuesta de valor diferencial, tu marca está vacía. Es solo una suma de formas, colores y mensajes sin conexión.

¿Cómo debe ser esa diferenciación?

  • Relevante – Si eres diferente en algo que no le importa a nadie, ¿dónde está la gracia?
  • Verdadera – Vamos, que no te la inventes. Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.
  • Duradera – Si aspiras a tener un negocio a largo plazo, será mejor basarte en algo que dure en el tiempo.
  • Única – Cuanto más difícil seas de imitar, mucho mejor.

¿En qué puedes basar tu valor diferencial?

  • En las características de tu producto (cómo estas características solucionan un problema importante para tus clientes)
  • En tu proceso de trabajo (cómo este proceso ofrece una garantía de éxito a tus clientes)
  • En tu historia (cómo esa historia conecta emocionalmente con tus clientes)

Fíjate en dos cosas importantes.

Primero: en todos los puntos, la palabra que he puesto en negrita es “clientes”. Una diferenciación que no se basa en el cliente tiene los días contados.

Segundo: el precio no es un valor diferencial. Entre otras cosas, porque no es una estrategia sostenible a largo plazo. No es duradera. Hoy eres el más barato. Mañana puede que ya no lo seas.

Coherencia

Ser coherente no significa ser un pesado, ni decir lo mismo una y otra vez. Significa que todos tus mensajes pasan por el mismo filtro.

BMW es el placer de la conducción. Amazon es la tienda donde comprar cualquier cosa rápido y sin sorpresas. Karlos Arguiñano es cocina sencilla, de toda la vida y con un toque simpático.

Cada marca sigue su propio patrón. El tiempo pasa y ese patrón sigue ahí. Detrás de cada mensaje.

Definen su posicionamiento y lo convierten en su ADN.

Al principio, ese posicionamiento es solo un deseo. Una intención. “Ojalá mis clientes me viesen como…”

Gracias a la coherencia sostenida en el tiempo, lo que deseas se convierte en realidad. Lo que transmites, finalmente cala en la mente de tus clientes.

Sin esa coherencia, seguramente la conexión no se llegue a producir jamás.

Así que antes de lanzar cualquier cosa, pregúntate: ¿he puesto un poco de mí en este producto, en esta campaña o en este simple email?

Consistencia

En el mundo del branding hay una cosa que se llama “puntos de contacto”.

Se refiere a esos momentos en los cuales marca y cliente se encuentran. Tu tarjeta de visita es un punto de contacto. Tu newsletter es un punto de contacto. La felicitación de Navidad de tu empresa es un punto de contacto. Cada uno de los posts de tu blog es un punto de contacto.

La suma de todos esos puntos crea la experiencia de marca. Y cuanto mejor sea esa experiencia, más confianza transmitirás a tus clientes.

¿Qué pensarías si de golpe los folletos de Media Markt fuesen de color azul cielo en lugar de rojo?

Así, sin avisar.

Un poco raro, ¿verdad?

El rojo es su seña de identidad. Es un color agresivo y potente. Cambiarlo por el azul no tendría mucho sentido.

Precisamente hace un par de semanas, hablamos del manual de identidad y cómo nos puede ayudar a mantener esa consistencia.

Con el ejemplo de los colores se ve clarísimo, pero ocurre lo mismo con elementos más sutiles como el tono de voz o los valores de marca.

Cuando no eres consistente, tus clientes tienen la sensación de que “algo falla”. No saben qué es, pero sienten que algo no encaja.

Una persona necesita entre 10 y 20 contactos con nuestra marca para convertirse en cliente. Cuanto más consistente sea ese viaje, menos pasos necesitará.

****

Ser diferente, coherente y consistente no es difícil. Más que una capacidad, es una decisión.

Si tienes el pollo en el horno, ya puedes ir a sacarlo, que debe de estar en su punto.

Yo ya he terminado. :)

Guardar

Guardar

10 comentarios en «Tu marca en 3 palabras.»

  1. Me ha quedado perfecto!
    El pollo, digo.

    Mi marca va puliéndose. Y en gran parte, aprovecho tus indicaciones.

    Un saludo, Samu.

  2. Fantástico post Samu, como siempre.
    Creo que lo más difícil siempre es encontrar el punto diferenciador de una marca, pero sigo trabajando para conseguirlo.
    Gracias por tus consejos.

    • Gracias Ana!
      Estoy de acuerdo, es una de las cosas más difíciles. Aunque a veces se trata sobre todo de ser osado y atreverse. :)

  3. Hola Samu:

    Es verdad que la consistencia es fundamental para generar confianza en los usuarios (y que se conviertan en clientes). A veces olvidamos que los puntos de contacto no son solo la web, los artículos del blog o los mensajes de las redes sociales. Un correo electrónico, una llamada de teléfono, la publicidad… cada acción que llevemos a cabo es un punto de contacto. ¡Marketing es todo! Sobre esto reflexioné hace tiempo cuando leí «Reinicia», de Jason Fried.

    Gracias por el post.
    Un abrazo,
    Nuria

    • Totalmente de acuerdo con lo que comentas, Nuria. Cada punto de contacto es una oportunidad para conectar emocionalmente con nuestros clientes. Creo que es algo que los pequeños negocios deben empezar a interiorizar.
      Gracias por comentar! :D

Los comentarios están cerrados.

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →

 

samu parra

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →