¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de
branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

¿Tienes un negocio? Suscríbete para recibir estrategias de branding, copywriting y diseño que no comparto en el blog.

Verdades y mentiras sobre tu homepage.

Escrito por Samu Parra — Consultor de marca, copywriter
y amante de la fina ironía. Recibe mis artículos por email →

Escrito por Samu Parra — Recibe mis artículos por email

Hoy vengo a quitarte un peso de encima.

Un peso llamado “homepage”.

Si estás creando tu página web (o lo has hecho recientemente), sabrás lo complicado que es decidir el diseño y el contenido que debe ir en tu página principal.

No nos estresemos.

La homepage es importante, pero… ¿es taaaan importante como parece?

Solemos pensar que la página principal siempre es la primera que ven nuestros usuarios.

Y aquí tenemos la primera mentira:

“Tu homepage es tu tarjeta de presentación”

Aunque para ti la página principal es “el principio”, para tus usuarios no lo es.

Porque el recorrido del usuario no es lineal.

Algunos llegarán a ti a través de un post de tu blog, después de haberte encontrado buscando en Google. Otros te habrán descubierto porque uno de tus artículos se ha compartido en Facebook.

Si les gusta lo que leen, les picará la curiosidad e irán a tu homepage. Eso en el mejor de los casos. En el peor, se irán sin haber acabado de leer el post.

Sí, probablemente tu página principal sea la más visitada de tu web, pero no es nada si lo comparamos con la suma de todas las demás páginas.

Como dice Seth Godin: “no necesitas una homepage, necesitas cientos de ellas.”

Tus usuarios pueden entrar en tu web por los lugares más insospechados. Y cada uno de esos lugares tiene que causar una buena primera impresión.

La homepage es necesaria, pero no es donde tus usuarios quieren empezar o acabar su recorrido.

“La página principal tiene que explicar todo lo que hace nuestra empresa”

Si tu negocio tiene varios servicios, en lugar de abrumar a tus usuarios con un montón de contenido, plantéale varias opciones para que él elija cuál es el siguiente paso.

Y cuando digo “principales opciones” me refiero a aquellas que te interesen a nivel de negocio. No es muy aconsejable dar demasiadas opciones, porque entonces el usuario acaba yendo a lugares que no te aportan nada.

Si ofreces un solo producto o servicio, lo mejor es presentar una propuesta de valor poderosa y mostrar los principales beneficios.

Si tu negocio se basa en un blog, muestra tus últimas entradas o las entradas más populares para que el usuario siga consumiendo contenido.

Tu página principal existe para que tu usuario la abandone cuanto antes y vaya a alguna de las páginas estratégicas de tu web:

Todo depende del tipo de negocio que tengas y de tu estrategia online.

“La homepage tiene que vender”

Establecer un objetivo de ventas en la página principal es el camino más corto hacia la frustración.

Es dificilísimo que tu página principal genere ventas directas.

Ten en cuenta lo siguiente.

Las personas que llegan a tu web y pasan por tu homepage están en diferentes etapas dentro del ciclo de compra. Algunos acaban de conocerte y no tienen claro aún si eres de confianza. Otros, te están comparando con otras opciones que hay en el mercado. Otros ni siquiera saben qué vendes.

¿Cómo le vas a vender a alguien que aún no sabe si necesita lo que tú ofreces?

No tiene mucho sentido profundizar en cada uno de tus servicios, por ejemplo. Es mucho mejor tratar de iniciar una relación, ya sea mediante una prueba gratuita, la descarga de un ebook… Así tendrás más oportunidades de exponer por qué tu oferta es la adecuada para ese cliente potencial.

En otras palabras: lo que sí puedes conseguir en tu página principal son mini objetivos.

Normalmente una venta es la suma de pequeñas conversiones que se dan a lo largo del tiempo. En función de cómo sean tus productos y servicios, el proceso de venta pueden ser minutos o pueden ser semanas. Por eso, para crear tu homepage lo primero que debes conocer es la naturaleza de tu oferta.

Tu estrategia online es la que se ocupa de que tus clientes potenciales pasen de una fase a otra dentro de tu embudo de ventas.

No puedes pretender que tu página principal sea el embudo entero.

Cómo plantear tu homepage

Bueno, ahora que ya te he quitado un poco de presión de encima, te voy a dar algunas indicaciones para plantear tu homepage.

En primer lugar debes establecer un objetivo principal y, como mucho, un objetivo secundario

El objetivo principal debe ser realista. Recuerda lo que hemos comentado: la audiencia que llega a tu homepage es muy heterogénea. Solo un pequeño porcentaje estará en condiciones de comprar tu producto o contratar tus servicios.

Por ejemplo, en la página de la compañía eléctrica Lucera podemos comprobar que la homepage tiene un doble objetivo:

  1. Contratación del servicio. Para aquellos usuarios que ya se han informado previamente y ya están en disposición de contratar. Probablemente son personas que ya han visitado su web previamente.
  2. Llevar al usuario a una página con información adicional sobre tarifas, filosofía de la empresa… Claramente se trata de un objetivo secundario ya que tiene menos peso visual. Está pensado para aquellas personas que aún están en fase de consideración.

En mi caso, el objetivo principal es la suscripción a la newsletter y el secundario es que el usuario conozca mis cursos. Doy prioridad a la newsletter porque difícilmente alguien comprará algún curso sin conocerme.

A continuación debes definir las secciones de tu homepage y los argumentos clave que te ayudarán a lograr esos objetivos. Para ello, ten en cuenta que en tu página web pueden haber otras páginas además de la homepage. Utiliza esas otras páginas de manera inteligente.

Fíjate en la web de Lucera. 

A pesar de ser un servicio de cierta complejidad, la homepage no tiene mucho texto. No hace falta dar información exhaustiva cuando tienes otras páginas donde puedes entrar en detalle y a las que puedes llevar a los clientes potenciales que necesiten más información.

También es posible que tu negocio ofrezca diferentes servicios. Utiliza páginas específicas para cada servicio y dedica tu homepage a transmitir tu propuesta de valor, presentar tus servicios y transmitir credibilidad.

Una de las claves para estructurar bien tu homepage es prescindir de aquello que no nos ayude a lograr nuestro objetivo. ¿Por qué incluir los últimos artículos de nuestro blog en la homepage si lo que queremos es que nos pidan presupuesto?

Ser selectivos aumenta nuestra eficacia.

Lo que sí debe hacer tu página principal

Independientemente de cómo plantees tu homepage hay 4 cosas que debes conseguir: 

  1. Responder a la pregunta “¿qué voy a encontrar en esta web?”. Esto puede tener diferentes formas. Puede ser tan simple como una propuesta de valor, un menú y un par de botones al estilo Mailchimp. O puedes mostrar también las principales ventajas de tu oferta como hace Quaderno.
  2. Generar confianza. Mediante testimonios, trabajos realizados, apariciones en medios de comunicación… Todoist utiliza 2 de estos recursos.
  3. Mostrar tu tono de voz. Utilizar las palabras adecuadas para transmitir los valores de tu marca.
  4. Filtrar a tu audiencia. Transmitir tu posicionamiento de marca para atraer a los clientes adecuados y “asustar” a los demás. Para eso es esencial conocer a tu cliente ideal.

Pero sobre todo, debes dejarle claro a tu cliente potencial qué acción debe realizar a continuación.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

8 comentarios en “Verdades y mentiras sobre tu homepage.

  1. Hola Samu,

    Me ha encantado el artículo. Sobre todo porque haces hincapié en desmontar dos de los mitos más difíciles de quitar de la cabeza a alguien cuando vas a crear su página de inicio «la home NO es tu tarjeta de presentación ni tiene que contar TODO lo que hace la empresa/freelance».

    Olvidamos que, antes de crearla, debemos concretar el objetivo de la misma (UNO principal) e ir a por el. De lo contrario el cliente potencial encuentra una página de inicio liosa, en las que no sabe «qué debe hacer» y que probablemente cierre sin haber realizado ninguna acción. ¡Y no queremos eso!

Deja un comentario

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →

 

samu parra

Este soy yo.

Me llamo Samu Parra. Soy consultor de marca, copywriter y amante de la fina ironía. Ayudo a marcas como la tuya a jugar con ventaja.

Empecé a vivir de la creatividad en el año 2001 y no he parado desde entonces.

Recibe mis mejores contenidos por email →